Cómo cuidar un piercing recién hecho

cómo cuidar un piercing

Muchas perforaciones en la oreja no son suficientes, estamos de acuerdo, pero es importante que tengas presente que una perforación es, además, una herida que debes cuidar y sanar con paciencia para poder lucir todos tus piercings.

Para que este proceso sea exitoso no bastará solo con encontrar al mejor perforador, la otra mitad de la tarea debes hacerla tú y por eso te traemos algunos consejos para que aprendas a cuidar un piercing recién hecho.

cuidar un piercing - piercer Erikata Correa

Erikata Correa lleva 8 años perforando cuerpos en Medellín, en Colombia y en cualquier parte del mundo a donde la inviten. Para ella una perforación no es solo una cuestión de adorno, es un proceso de dolor al que nos sometemos cuando queremos conmemorar cierres o nuevos inicios, un ritual en el que podemos romper con situaciones que queremos dejar atrás.

Erikata ha sido la piercer oficial de nuestros eventos de Piercing Date, que hemos realizado de forma mensual durante este año en colaboración con la marca EF Collection.

cuidar un piercing - piercings de EF Collection

Recomendaciones para hacerte una perforación

El primer consejo será siempre acudir a un lugar con buen nombre, trayectoria y experiencia, en el que tengan procesos responsables, materiales de buena calidad, buenas prácticas y toda la información disponible para resolver todas tus dudas.

¿Cuáles son esas buenas prácticas?

La asepsia es la práctica #1 de un buen piercer. El lugar debe estar limpio, la camilla donde te recostarás debe estar limpia, las personas y partes del cuerpo a perforar deben estar limpias, y el piercing, por supuesto, debe estar limpio. Pero este procedimiento implica ir más allá: aparte de que todo debe estar limpio, debe estar también esterilizado.

En la mesa donde el piercer pone todo lo que usará para hacer tu perforación encontrarás entonces guantes, la aguja y el piercing empacados por separado en bolsas esterilizadas.

cuidar un piercing - limpieza
¡Huye de las perforaciones con pistola!

La aguja siempre será la herramienta más adecuada para hacer la perforación porque es la que tiene el filo adecuado para no maltratar la piel y así tener un proceso de cicatrización más rápido y sano.

¿Cómo debe ser el piercing que te pongas al momento de perforarte?

Erikata explica a todos sus clientes que el material de este piercing debe ser liso, no-poroso, por lo que materiales de tipo vegetal como la madera deben descartarse. Lo recomendado es usar joyas de metal grado implante como el titanio, u oro cuya aleación no contenga níquel; estos metales son biocompatibles con el cuerpo y no sufren procesos de oxidación, que son los que causan las infecciones cuando usamos aretes de otros metales.

Ella recomienda, además, perforarse con un arete tipo topo con rosca de seguridad imperdible (preferiblemente plana). Los aros, candongas y pendientes, que son aretes que sobresalen de la oreja y cuelgan, pueden traer muchas complicaciones para el proceso de sanación de la herida, pues estos se mueven y se enredan con el pelo frecuentemente.

cuidar un piercing - perforación

Consejos para cuidar un piercing recién hecho

Puedes ir a perforarte al mejor lugar o donde el mejor piercer, pero la responsabilidad de que todo salga bien y el proceso de sanación sea exitoso depende exclusivamente de ti.

Una perforación recién hecha es una herida en proceso de cicatrización en nuestra oreja. El tiempo de sanación de esta herida varía de acuerdo al lugar de la oreja donde esté: las perforaciones en el lóbulo (zona donde solo hay piel) pueden tardar alrededor de 3 meses en cicatrizar, mientras que las que están en zonas de la oreja con cartílago pueden tardar hasta 6 meses. Como todos los organismos son distintos, estos tiempos podrían ser más cortos o más largos.

Sigue estos consejos:

1. «Hay que mover el piercing para que no se pegue» es un mito. Cuando movemos o giramos el arete estamos rompiendo la cicatriz que la piel está formando alrededor de este, algo así como cuando levantamos una costra, así que la piel debe volver a comenzar el proceso. Entre más muevas el piercing, más tiempo se tardará en cicatrizar.

2. No te toques el piercing ni la perforación, déjala ahí, quietecita. Tus manos, aún recién lavadas, tienen bacterias y microorganismos que pueden causar una infección si entran en contacto con la herida en tu perforación.

3. Límpiate, pero no en exceso. Es más que suficiente limpiar el exceso de materia que sale de la herida una vez al día, luego de bañarte. ¡No uses alcohol! Hazlo con solución salina y un copito de algodón.

4. Evita exponer la herida a agentes externos que puedan causar infección: espera por lo menos un mes, cuando ya está más avanzado el proceso de cicatrización, para sumergirte en piscinas, lagos o el mar. Ten cuidado cuando vayas a peluquerías, spas y tratamientos faciales.

5. Espera por lo menos una semana luego de hacerte la perforación para realizar actividades deportivas. Cuando hacemos ejercicio se aumenta la presión arterial en el cuerpo y esto puede hacer que la zona de la perforación se inflame aún más.

6. No duermas con la oreja perforada apoyada, esta presión sobre el piercing y la herida es contraproducente para el proceso de cicatrización. Duerme sobre el otro lado o utiliza un cojín de viaje ubicando la oreja perforada en el centro, sobre el hueco.

7. ¿Cuándo puedes quitarte o cambiarte la joya? Idealmente cuando finalice por completo el proceso de cicatrización, es decir, entre 3 y 6 meses después de perforarte. Es probable que al mes veas que por fuera el lugar de la perforación se ve bien, que ya no sientas dolor y que no pareciera haber inflamación, pero con total seguridad internamente la cicatrización todavía no habrá concluido, así que espera con paciencia.

¿Tienes preguntas?

¡No dudes en hacerlas aquí abajo en los comentarios!

Joyería Inter

ver posts del autor

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicado en ningún sitio.